La cultura como herencia

Pablo 21 mayo 2014 3

_MG_0924



La propiedad de los objetos de la naturaleza, de la fuerza de trabajo y de las herramientas necesarias para el trabajo, es la que determina tanto el modo de organización de una sociedad como la posición estructural que ocuparán los individuos y sus asociaciones inmediatas. Estas formas de regulación de la producción y de la distribución de los recursos variaron a lo largo de la historia de la humanidad y de región en región.

La forma en que se transmite la propiedad es absolutamente cultural, así se observan no sólo diferentes regímenes de propiedad sino también distintos modos de transmisión de la herencia. Desde la propiedad comunal de los medios de producción hasta la aparición del derecho sucesorio en el primogénito, pasando por las dotes matrimoniales y llegando a la regulación de la contaminación ambiental mediante el pago de aranceles, las sociedades humanas han desarrollado una vasta cantidad de dispositivos culturales para la representación cognitiva de los fenómenos relacionados con la propiedad.

La cultura va transcendiendo de generación en generación ya que brinda los conocimientos básicos como también las cumbres que se ha adquirido durante todo el tiempo de existencia de la humanidad, por lo tanto conlleva un patrimonio que es importante resguardar para que las nuevas generaciones tengan el privilegio de conocer ruptura que estamos creando hoy en día.