La FIBA propone un acuerdo con la Euroliga

Alejandro 27 septiembre 2017 0

La FIBA propone un acuerdo con la Euroliga


Baloncesto” (CC BY-SA 2.0) by Carlos 90

 

El mundo del baloncesto internacional continúa en lucha y sin ponerse de acuerdo sobre el nuevo sistema clasificatorio planeado por la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) de cara al Mundial de 2019. La FIBA ha propuesto recientemente una solución a la Euroliga para resolver la situación con el sistema de partidos de las selecciones (ventanas). La Federación Internacional de Baloncesto propone reducir las primeras Ventanas y que los partidos de Euroliga, sobre los que se puede por internet realizar apuestas, se celebren el martes. Los planes ponen en una encrucijada a los baloncestistas.

 

Reducir las primeras ventanas

La Federación Internacional de Baloncesto ha planeado un Sistema clasificatorio para el Mundial de 2019 que no ha gustado ni a la NBA ni a la Euroliga. El plan de Ventanas (partidos de selecciones) propuestos para la temporada y que comenzarán a partir de noviembre ha generado la polémica entre estas dos grandes competiciones que ya han asegurado que los jugadores que las disputen no podrán esta libres para las Ventanas FIBA.

Tras recibir tan tajantes sentencias por parte, concretamente de la Euroliga, las selecciones se han puesto en pie reivindicando la necesidad de disponer de todos sus jugadores para los partidos clasificatorios. La FIBA se ponía en movimiento esta misma semana realizando una propuesta a la Euroliga en la que plantea como solución al conflicto un cambio de fechas para que los partidos clasificatorios al Mundial no coincidan con las citas de la competición continental.

Concretamente la FIBA ha solicitado a la Euroliga que dos de sus jornadas de la liga regular se disputen en martes, para que de esa manera no coincidan con los partidos de las selecciones, que a su vez se retrasarían un día. Además, la FIBA propone reducir el tiempo de los parones, que en lugar de alargarse hasta los nueve días podrían recortarse incluso a siete.

Dos ventanas son las que coinciden con el calendario de los clubes: la del 20 al 28 de noviembre y la del 19 y 27 de febrero. Y que finalmente, si la Euroliga acepta la propuesta, podrían trasladarse al 22 al 28 y del 21 al 27 respectivamente.

Los jugadores se ven condicionados

Ahora la cuestión es que, si bien los partidos encajan perfectamente en el calendario, los que no van a encajar bien tanto encuentro serán los propios jugadores, que podrían llegar a acuciar un cansancio enorme. Algos de los baloncestistas, como el argentino madridista Facundo Campazzo o el uruguayo baskonista Jayson Granger, podrían incluso tener que disputar hasta seis partidos en tan solo 12 días con sus viajes correspondientes. Esto es debido a que la semana previa a la primera ventana, la Euroliga celebra una jornada doble entre semana.

Algunos jugadores ya han expresado sentirse en una encrucijada con respecto de la polémica. El base del Baskonia Granjer afirmaba que se trata de un conflicto” que a los jugadores nos pone un poquito [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE]. Cuando lleguen las ventanas hablaremos con el club, con la federación y veremos qué es lo mejor”. Además, añadía: “todos queremos jugar en la selección, representar a nuestro país, y a la vez no perdernos ningún partido con el equipo para el que trabajamos y con el que tenemos un contrato”.